martes, 8 de septiembre de 2015

Panteísmo - (Poema)




Soy combustible como tú.
Ardemos en el mismo espectro.
En mi sangre hay sangre de otras galaxias.
¿Cuántas veces tuvo que morir la misma estrella?
Mi sangre también es sangre de otros seres,
Otros mundos,  otros cielos.
Que se aglutinan en el recuerdo secreto de mis átomos.
Fluidos en la tierra, explosión de cráneo y médula.
Calcio, hierro y zinc concebidos en una supernova.
Para mis partículas la vida no es más que un accidente.
Y mi alma es ese fuego que aún espera por consumirme.

Somos huérfanos.
Barro rebelde, hielo desnudo.
Contaminamos la oscuridad
Con luz temerosa,
Ciudades de costra reseca.
Somos cazadores solitarios,
Depredador y despojo.
Famélicos sin gracia
Combustión  violenta, lápida terráquea.
Sabemos que
Nacemos para arder, y que el fuego nos aguarda.
Para perecer y ser destierro.
Para amar y ser cenizas.
Labios húmedos en el papel perdido.
Pasos fósiles en el  tiempo y el asfalto.

Soy combustible como tú.
Un milagro
 Una desgracia a la espera de holocausto.
Una máquina de lágrimas y óxido.
Somos la vanidad del mundo
Admirándose a si mismo.
Ardo como los bosques y los automóviles.
Ardo como el petróleo y la lluvia
Sobre el océano.
Desaparezco lentamente
Como el hielo, como la savia.
En el fuego dionisíaco
     De millones de vidas consumadas.     


08/09/15
Share:

0 comentarios: