jueves, 16 de marzo de 2017

Resumen de la novela “el dinosaurio” de Augusto Monterroso

| | 0 comentarios

 La historia transcurre en un presente alternativo donde los dinosaurios existen y gobiernan el mundo, mientras los seres humanos somos sus esclavos y su principal alimento. El protagonista se llama Augusto (al igual que el autor) es un esclavo del sector de producción de carnes procesadas que trabaja en el palacio imperial. Está enamorado de una chica llamada Johana, que trabaja en el sector de textiles. 

En el segundo capítulo vemos que hay una rebelión secreta en contra de la tiranía de los dinosaurios. Existe un plan para acabar con su líder, el supremo Tiranosaurio Rex. Augusto se ve involucrado en esta conspiración al intentar hablar con Johana. Cómo está enamorado, y a pesar de ser un completo cobarde, no puede rechazar la posibilidad de participar en la conspiración. 

Para los conspiradores Augusto es una oportunidad única, pues llevan meses intentando infiltrarse en el palacio, así que se ven obligados a confiar en él. Entre la planeación sin sentido Augusto es la primera oportunidad real de acercarse al dictador. Johana es una de las figuras claves de la resistencia, una mujer fuerte, fría e inteligente. Su única razón para interesarse por Augusto es su cercanía al dictador, pues esto materializaría su sed de venganza ( los padres de Johana fueron fusilados por orden expresa del T. Rex)  Sin embargo su opinión personal de él es bastante despectiva, y sabe que de tener éxito él tendrá pocas posibilidades que de sobrevivir. 

 En el tercer capítulo hay una breve remembranza del pasado de Augusto y de Johana, que nos enseña como el régimen de los dinosaurios permite a los humanos vivir, crecer y morir. Descubrimos que estos humanos no son producto de la selección natural, sino de un cuidadoso proceso de crianza, cruce y diseño genético. Por ello Augusto no es cobarde por determinación propia, sino a consecuencia de su diseño de cocinero, pues para su oficio no necesita ningún grado de valentía. La rebeldía de Johana en cambio sí parece un acto de individualidad o mutación.

 En el cuarto capítulo se describe la planeación del atentado. En el quinto la ejecución y el fracaso. Johana es capturada y aparentemente asesinada. Augusto logra huir a las montañas donde se convierte en ermitaño. Allí conoce una comunidad de dinosaurios que rechaza el consumo de humanos y promueven el consumo de vegetales. 

 En el quinto capítulo Augusto tiene pesadillas donde ve a Johana torturada una y otra vez. Las pesadillas lo atormentan cada noche, así que decide regresar a la capital. Allí descubre que Johana sigue viva y que sus sueños fueron clarividentes. También descubre que su cabeza tiene un precio, entonces decide entregarse. Es condenado a muerte en un juicio público, pero en la noche logra escapar del calabozo e infiltrarse en la habitación del dictador gracias a un plan de los miembros que quedan de la resistencia. Augusto intenta una lucha cuerpo a cuerpo con el dictador, armado de una lanza y un escudo improvisados. El dictador logra herirlo gravemente, pero alguien ataca al dictador justo cuando augusto pierde el conocimiento.

 La frase final del texto “Y cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí” no aclara si el dictador está vivo o muerto, tampoco aclara quien lo atacó por la espalda ni la suerte final de Augusto.

 Los críticos lo consideran un final abierto perfecto por la incertidumbre que genera en el lector.
 
Twitter Facebook Tumblr